Se me olvidan las cosas

23-04-2011 Día 28

Se me olvidan las cosas más normales.

Es un día un poco extraño, siento que se me va la cabeza y no me encuentro bien, se me olvidan las cosas y estoy como dormido. Ya hace tiempo que no tengo memoria, pero como se me olvidan las cosas hoy es asombroso.

He preguntado sobre la medicación, por si es la causa, y me han dicho que me la han bajado, mentira, pues son los efectos de un tranquilizante, se piensan que la gente es idiota, una rehabilitación con pastillas, no es nada más que engañar, no me siento a gusto, porque también hay cosas que parecen de hipócritas, dicen y hacen otra cosa. Cuando haces tú algo le dan la vuelta.

Intentaré no pensar en todo ello, para finalizar el programa, que es mi objetivo y a lo que he venido, pero sé que me costara, debo de aguantar.

Es increíble el daño que hace el alcohol, y uno de los peores efectos que a día de hoy todavía sufro, es como se me olvidan las cosas, mi memoria es nula. Me cuesta muchísimo aprender por memoria, si es algo manual, no me cuesta, pero lo más sorprendente de todo es que para mi trabajo tengo muy buena memoria, para acordarme de las tareas.

En el paseo hasta el parking, hemos subido primeramente por el roblón, ha sido agradable, hacía dos días que no salíamos por el tiempo lluvioso, ya estaba agobiado de estar en la casa metido, mañana están pensando realizar uno de los paseos largos, por el bosque fósil, pero el tiempo no se ve que vaya a acompañar y no se van a arriesgar, a que nos pille en medio del camino.

A mí me daría lo mismo, basta con ponerse un traje de agua y aguantar el chapuzón, por la tarde está previsto jugar a la petanca, nunca he jugado, pero visto lo que hay, es interesante.

El paseo al bosque fósil, aunque muy interesante y fue la única vez que fuimos, no se me olvidan las cosas que vi, parece mentira cómo se pueden convertir en piedra los bosques.

En lo que duró mi tratamiento, fue uno de los que peor lo pase, faltó poco para pedir que vinieran a buscarme en coche. Había estrenado unas botas, y me empezaron a dañar los pies al poco de salir, no sé cómo pude aguantar la vuelta, pero a raíz de eso, y con unas botas tan malas, empecé a dejar de ir a paseos tan largos, cosa que me agobiaba.

Está siendo un día agradable, me apunte a collage, que es pegar fotos en una cartulina, en un principio parecía ser lo más aburrido, pero resultó ser una de las actividades más entretenidas que he realizado con compañeros del área B.

Dadas las opciones que proponían, actividad física, la cual no puedo realizar por la rodilla y ajedrez, de la cual se lo justo. Ahora espero poder jugar un rato a la petanca, aunque hace frío, el poco sol que hay nos da alegría para una partida.

Bueno la partida de petanca ha sido entretenida, aunque no nos acompañó el sol y si el aire frío, por lo que solo estuvimos jugando cuarenta minutos muy entretenidos, pero lo más sorprendente vino en la merienda, cuando entre en el comedor, me fije en unos plátanos, pero no vi los bocadillos, al girar la cabeza, sorpresa, manteles, tazón y galletas, vaya chocolate con galletas, e incluso un trozo de bizcocho con crema de vainilla, no lo vuelvo a ver esto en mucho tiempo, estábamos alegres y sorprendidos, ha sido todo un detalle para que no se me olviden las cosas buenas y simples que no apreciamos en el día a día fuera del centro.

Escuchalo en Podcast.

Para poder ver este contenido debe estar registrado en la web. Si aun no esta registrado le agradeceria lo hiciera, podrá ver más entradas solo para usuarios registrados. muchas gracias.

Ayuda compartiendo este Blog

Deja un comentario

Ayuda difundiendo este Blog Compartir es dar ayuda