normatividad

19-04-2011 Día 24

Normatividad, una herramienta para la abstinencia.

La normatividad es el conjunto de reglas o leyes que se encargan de regir el comportamiento adecuado de las personas en una sociedad, dentro de la cual influyen diversos factores en las personas para poderlas acatarlas y respetarlas como son la moral y la ética principalmente.

Empieza un nuevo día lluvioso, lo que es una mala señal para los paseos, pero que no me importaría pasear con un poco de lluvia con tal de romper la rutina diaria.
Me he levantado un poco rencoroso con lo que paso ayer en la consulta del médico, pero estoy seguro que se me pasará pronto, no sé si podré forzar más la rodilla con batuca y ejercicios de planchas, pues puede producirse una rotura aún mayor, que traiga consecuencias para el futuro.

Me he enterado que hoy entrará un nuevo compañero y quizás lo instalen en mí misma habitación, espero que si es así, por lo menos no ronque, es lo que más me cuesta manejar, de ahora y siempre, ya en mi casa era algo superior a mí, además me doy cuenta que entra mucha gente subvencionada y la mayoría al venir obligados, ya que son sus compañías las que corren con los gastos, no tienen afán de conseguir ningún propósito, lo que causa un mal general en el grupo, bajando el ritmo.

Me llamo mucho la atención como una empresa tan importante y con tanta responsabilidad sobre sus clientes, pudiera tener casos en personas con una alta responsabilidad, evidentemente no diré la empresa, pero os puedo asegurar que no os haría gracia. Además, muchos se quejaban de que les obligaban a realizar el tratamiento, algo que me indignaba, ya que a mi familia le estaba costando mucho esfuerzo y sacrificio, que yo, estuviera aquí.

Desde luego cada vez me doy más cuenta de la empresa donde estoy, me refiero a la empresa que pagó para mi tratamiento, el centro, pero no quiero abrumarme con pensamientos negativos, cuando me recomendaron el ingreso en el centro ya me podían haber indicado la existencia de ayudas, pero claro, mejor dinero fresco todos los meses, este mundo es así. Pero no quiero darle importancia a eso, mejor seguir con mi tratamiento que es lo que importa.

Si viera que mi tratamiento no es aceptable, o no me veo con la atención conveniente, tendré que ponerlo en conocimiento de mi familia, ya que al final no pinto nada en esa decisión, sería darles a entender que no quiero dejarlo, pero me duele mucho el dinero que vale todo esto y que me tengan como un pagador únicamente.

En la actividad de reeducación he aprendido cosas muy importantes para el manejo de la abstinencia, como es normatividad, el ponerte objetivos y hacer las cosas con cabeza, el tener unos hábitos buenos y sanos, es una de las mejores herramientas para el propósito por el que estoy aquí y a la vez un cascabel que avisa que se está flojeando y poder actuar identificando las situaciones peligrosas con mejor criterio. Ha sido desde luego una actividad muy aprovechada, igualmente que todas.

En la actividad de agenda me he dado cuenta de muchas carencias que tenía, y aún sigo teniendo y espero resolver, como son la autocrítica, y no la que manifiesto como autoexigencia, también autosuficiencia, verdaderamente importantes, voy viendo día a día cuántas cosas tengo que aprender todavía en el centro.

Al final el compañero que iba a entrar lo van a meter en mi habitación, tiene unos cincuenta y cuatro años, no quiero presuponer, pero con esa edad no creo que entre muy bien, esperemos que sea limpio y no cree problemas.

El compañero, mi peor castigo en toda la terapia, no lo aguantaba, hablador por los codos, nervioso, mentalidad de niño, pero de niño incapacitado. Fue mi mayor lucha en toda la terapia, intentar manejar mi carácter fue algo que a veces me puso en el filo de agarrarle por el cuello, no lo toleraba ni lo más mínimo, lo que me causaba una ruptura continua en mis metas.

A la hora del paseo hemos sido pocos por la lluvia, pero yo me he puesto el traje de agua y me he lanzado al paseo, mucho tiene que estar cayendo para quedarme en la casa, es algo que necesito y no me importa que llueva, también me gusta la lluvia, ha sido un paseo de una hora, pero la costumbre de ir al parking le hace un paseo corto y poco vistoso.

Ya ha llegado el compañero que entrará en mi habitación, se llama pepito, alias cus–cus, por norma general todos los que se ponen alias suelen fracasar, parece una persona noble y al que le gusta la historia (increíble la capacidad de retención de este hombre, se podía estar horas contándote relatos y, ya no digo viajes que hizo).

Después de cenar subí a la habitación, donde encontré a cus–cus, me sorprendió encontrarle solo y que pepito lo hubiera dejado solo, ya que está en acogida, solo lleva seis horas en el centro y puede pensar equivocadamente que se puede mover con libertad los primeros días. Se lo marcare a pepito para que tenga más cuidado, vaya falta de responsabilidad por su parte.

Sígueme en mí Podcast.

Para poder ver este contenido debe estar registrado en la web. Si aun no esta registrado le agradeceria lo hiciera, podrá ver más entradas solo para usuarios registrados. muchas gracias.

Ayuda compartiendo este Blog

Deja un comentario

Ayuda difundiendo este Blog Compartir es dar ayuda