Mi primera tutoría

27-04-2011 Día 32

La primera tutoría y única que realice.

Hoy la mañana está siendo un poco apocada, cada vez me va pesando más la rutina y aunque la llevo mal, no me queda otra opción que acostumbrarme, se nota el aburrimiento que trabajo con la lectura y la escritura.

Me han informado de que esta noche tendré mi primera tutoría con pepito, que es mi compañero de habitación, espero hacerlo bien y disfrutar con ello, pues es una experiencia nueva, es un poco hablador y todavía está despistado, pero como a todos nos ha pasado, el tiempo va curándolo todo.

Fue mi primera tutoría, también fue la única que realice, y la verdad que lo preferí, lo que me quedé con ganar fue de hacer una acogida, recibir a uno nuevo durante los tres primeros días de llegada, eso me hubiera dado la libertad de andar por los sitios libremente, y de haber pasado tres días paseando por el bosque, pero comprendí que no estaba preparado, mi carácter y poca tolerancia no hacían factible la posibilidad para el equipo técnico.

La primera tutoría que tengo es una nueva experiencia que espero me sea de gran utilidad, aunque en esta ocasión es mi propio compañero de habitación, lo que me facilita la labor, aun por lo repetitivo y cansino que es el compañero, es una prueba para mi paciencia.

Desde luego al cabo del tiempo, comprendes muchas decisiones del equipo técnico, como la de mi primera tutoría, todo basado en que yo trabajara mi paciencia y frustración, y sobre todo mi tolerancia, la que fue mi meta durante todo el proceso terapéutico prácticamente.


Este compañero me resultaba insoportable, hablador por los codos, mentalidad infantil, inocente hasta la saciedad, desconfiado.
Una joya para trabajar mis defectos. Durante toda mi estancia en el centro este compañero supondría una piedra en mi zapato, no era capaz de tolerarlo, era algo superior a mí.


De hecho, cuando me quedaban dos meses de terapia, pedí el cambio de habitación, y cambiar de una habitación de cuatro camas, con baño propio, a otra de ocho con el baño fuera, como supondréis ya fue un sacrificio.

Vamos a ir de paseo al roblón, espero que no sea muy dificultoso, pues la rodilla cada vez se resiste más y el pie derecho está sobrecargado, pero el paseo me despeja de la casa.

Me parece tremendo el esfuerzo que hice por dar los paseos, la rodilla que me traía de cabeza, era por tener el menisco roto, lo cual me sucedió antes de entrar, aunque solo me era muy perjudicial cuando me ponía de rodillas, que era cuando se enganchaba. El pie derecho al final se fue cargando por no poder andar en ocasiones en condiciones por la rodilla. Los paseos eran lo más grande para mi bienestar, me liberaban de toda rutina.

El paseo al roblón ha sido corto, con bastante pendiente, llego un momento que incluso me dio miedo bajar por donde nos llevaban, es la primera vez que cogemos ese caminó para ir al roblón y la verdad que no es muy agradable para mi circunstancia.
Me ha sorprendido como algunos compañeros bajaban la pendiente, corriendo, será que soy muy visualizador de los peligros, pero un tropezón y las consecuencias podrían ser graves.

Al llegar a la habitación me he dado cuenta de que nos han puesto colcha, se conoce que vienen los jefes y tiene que estar presentable, le echan un morro de la ostia.

Hoy hay película, la verdad que me está siendo un día largo, tengo muchas ganas de que llegue la semana que viene para poder ver a la familia y poder coger cosas que necesito, como mi cámara de fotos, ya que aquí hay unos paisajes muy bonitos y merece la pena, seguro que dirán que donde voy con esa cámara, pero para quien le gusta algo, también le cuesta algo, desde luego la fotografía me gusta así, con una cámara réflex, captando la luz tal y como es.

Escúchalo en mí Podcast.

Para poder ver este contenido debe estar registrado en la web. Si aun no esta registrado le agradeceria lo hiciera, podrá ver más entradas solo para usuarios registrados. muchas gracias.

Ayuda compartiendo este Blog

Deja un comentario

Ayuda difundiendo este Blog Compartir es dar ayuda