Controlar los impulsos

21-04-2011 Día 26

Saber controlar los impulsos.

Hoy es jueves santo, pero aquí es un día normal, otro jueves como otro cualquiera, monótono, pero tranquilo. Empecé la rutina con limpieza, todo bien, hasta que el compañero empezó con su temática preferida, no me gusta juntarme con gente así, les cuesta controlar los impulsos, tiene más presente las drogas que la terapia, es uno de los que vienen más bien obligados por sentencias judiciales, es marinero, vio en una revista un barco que venden, por piezas, no ha tardado ni dos segundos en maquinar, “esto se compra y se traslada cocaína” esa ha sido su frase.

Este compañero era un caso, era politoxicómano, o lo que es, se metía de todo, lo mismo le daba. Había sido boxeador también, creo que los golpes en la cabeza le afectarían, de hecho, terminaría siendo expulsado por reincidente en consumir en dos salidas que tuvo. No sé cómo terminaría, porque tenía causas judiciales por tráfico, una pena no saber aprovechar las oportunidades que se les dio a él y a otros cuantos que pasaron por el centro.

De verdad que estos comentarios me resultan muy molestos, pero sirve de herramienta para controlar los impulsos y mi aplomo ante una decisión, antes me dejaba llevar más por otras personas, aquí estoy aprendiendo muchas herramientas y todo sirve para ponerlas en práctica.

En la actividad de reeducación he sacado bastantes cosas en claro, es una actividad de las que más me gusta, pues parece que sabes todo, pero te das cuenta de lo poco que usabas, hoy son las herramientas importantes, como ver antes las situaciones comprometidas, actuando en consecuencia, es mejor evitar la situación si ya ves que te puede resultar comprometida y decir no antes que verte en una situación de riesgo con el alcohol.

Resulta una de las mejores maneras de controlar los impulsos antes de que aparezcan, siempre puedes decir no antes y en el momento, pero es mejor prevenir, es una manera de controlar también el autoengaño, porque si evitas ir, sabiendo que va a ser una situación peligrosa, es porque no buscas excusas para tener contacto con el alcohol, esto vale para cualquier otra adicción.

En habilidades sociales, aprendes que carencias tienes y como recuperarlas, como la autocrítica o encajar críticas de otras personas, cosa que llevo fatal, soy demasiado autoexigente. Voy aprendiendo mucho, lo que me supone un gran avance en mi recuperación, nunca pensé que necesitara tantas cosas, son muchos años de consumo.

Hay compañeros como pepito, que llevan siete meses ya en este centro, y no es el primer centro, al cual no veo decidido, converso bastante con él, hemos cogido confianza en uno con el otro, está bastante disconforme con el hecho de que no ha salido en los siete meses que lleva aquí, cuando otras personas con menos tiempo ya han tenido salidas en solitario. Aunque debería de pararse a pensar, que es una persona con muy poco convencimiento a dejar el consumo, aparte de que le cuesta controlar los impulsos, es muy parecido a mí, enseguida saltamos.

El día sigue tranquilo y por fin ha salido el sol, hemos tenido un tiempo muy poco apacible, este microclima del centro es asombroso. Lo mejor que con Sol podemos dar paseos largos, y siendo semana santa, con los terapeutas a punto de irse de puente, seguro daremos algún paseo interesante. También puedo recoger la ropa tendida, lleva desde el martes, no se secaba, el tendedero está lleno y hay compañeros que necesitan tender.

Lo del tendedero me resultó curioso, ya que no había sitio para todos, aunque había dos días en los que se lavaba la ropa y cada área tenía su día, no había sitio, era como una manera de forzar a la persona a recoger la ropa para que pudiera usar otro compañero el tendedero, aquí todo está pensado.

Se ha sorteado ir a sauna, y que mala suerte que me ha tocado, para mí eso significa agobio, no me gusta nada, pero también me vale para aprender a controlar el agobio y aprender a realizar tareas que no me gustan, no siempre vas hacerlo que le guste a uno. Aun así, lo paso mal, entro y a los dos minutos estoy saliendo a ducharme.

Se ha estropeado el día, que desilusión, no ha durado mucho la alegría del sol, ha empezado a chispear, ni paseo ni recoger la ropa, parece que les cuesta poner la secadora en estos casos, hay compañeros que siguen sin poder tender, y la ropa en una bolsa húmeda, vamos que para volver a lavar.
Es una tormenta, está cayendo de lo lindo, bueno a mí me gusta ver llover, y si son tormentas con truenos, mejor, me encantan los truenos, cuando voy a ver los fuegos pirotécnicos lo que más me gusta son los finales, es algo que me pone los pelos de punta.

En valoración de pepito, ha expresado cómo se siente, como en toda valoración, te das cuenta de que las carencias de uno, son muy parecidas, o iguales a las de uno mismo y te hace pensar cuanta gente hay con tus mismas angustias y miedos.

Dependiendo de la persona, cada uno las vive de distinta manera, pero el objetivo es identificarlas, es por ello que la comunicación entre compañeros sea tan importante, pues no hay mejor conocedor de un problema que el que lo ha sufrido, y con la experiencia de todos, se crea una gran sabiduría, abierta como un libro, donde podemos descubrir herramientas, consejos, vivencias, etc.

Todas estas experiencias nos tienen que valer en el futuro para saber lo que sucedería si se volviera a caer en la adicción.

Sigueme en mi Podcast

Para poder ver este contenido debe estar registrado en la web. Si aun no esta registrado le agradeceria lo hiciera, podrá ver más entradas solo para usuarios registrados. muchas gracias.

Ayuda compartiendo este Blog

Deja un comentario

Ayuda difundiendo este Blog Compartir es dar ayuda