Antidepresivos y alcohol

¿Antidepresivos y alcohol cuál es el problema de mezclarlos?

Es mejor evitar la combinación de antidepresivos y alcohol. Puede empeorar los síntomas y, en algunos casos, puede ser peligrosa. En general el alcohol se lleva mal con cualquier medicamento, por lo que, si se está medicando o simplemente tomando antibióticos, absténgase de consumir bebidas alcohólicas.

Hay personas que no se lo piensan dos veces y combinan los fármacos antidepresivos y el alcohol, sin saber que esta combinación de sustancias puede tener graves consecuencias para su salud. Salen, les invitan una cerveza y no dicen que no. Al contrario, se beben una, dos y las que haga falta para “sentirse bien” y “aprovechar el momento”. Asimismo, piensan que por una vez, que lo hagan, nada les pasará, y otras cuestiones por el estilo.

Si mezclas antidepresivos y alcohol:

Puedes sentirte más deprimido o ansioso.

Tomar alcohol puede contrarrestar los beneficios del medicamento antidepresivo y dificultar el tratamiento de los síntomas. El alcohol puede parecer que mejora el estado de ánimo a corto plazo, pero su efecto general aumenta los síntomas de la depresión y la ansiedad.

Los efectos secundarios pueden empeorar si también tomas otro medicamento.

Muchos medicamentos pueden causar problemas si se toman con alcohol, entre ellos, los medicamentos contra la ansiedad, los medicamentos para dormir y los analgésicos. Los efectos secundarios pueden empeorar si bebes alcohol y tomas uno de estos medicamentos junto con un antidepresivo.

Puedes correr riesgo de una reacción peligrosa si tomas inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO).

Si se combinan con determinados tipos de alimentos y bebidas alcohólicas, los antidepresivos llamados IMAO pueden causar un aumento súbito peligroso de la presión arterial. Si tomas un IMAO, asegúrate de saber lo que puedes comer y beber sin riesgos, y qué bebidas alcohólicas probablemente te causen una reacción.

Puede haber alteraciones en tu estado de alerta y tus pensamientos.

La combinación de antidepresivos y alcohol afectará tu criterio, tu coordinación, tus habilidades motoras y tu tiempo de reacción en mayor grado que si solo tomas alcohol. Algunas combinaciones pueden darte sueño. Esto puede alterar tu capacidad de conducir o de hacer otras tareas que requieran concentración y atención.

Puedes sentirte sedado o somnoliento.

Algunos antidepresivos, al igual que el alcohol, causan sedación y somnolencia. Si se toman juntos, el efecto puede intensificarse.

Aunque en general es mejor que no tomes nada de alcohol si estás deprimido, ya que el alcohol es un depresivo, por lo que, si tienes depresión, acude a tu médico, consumir bebidas alcohólicas puede llevarte a un empeoramiento grave.

Puedes correr riesgo de abuso de alcohol.

Las personas con depresión corren mayor riesgo de abuso de sustancias y adicción. Si tienes dificultades para controlar el consumo de alcohol, es posible que necesites tratamiento para la dependencia del alcohol antes de que la depresión mejore.

Puedes tener dificultades para dormir.

Algunas personas con depresión tienen dificultades para dormir. El alcohol puede ayudarte a dormir más rápido, pero también es más probable que te despiertes más veces en el medio de la noche.

Si te preocupa tu consumo de alcohol, puedes beneficiarte con programas de tratamiento y asesoramiento psicológico por abuso de sustancias que ayudan a superar el uso indebido del alcohol. Puede ser útil que te unas a un grupo de apoyo, te recomendamos leas este artículo.

Además, cuéntale al médico si tienes otras afecciones y si tomas algún otro medicamento, como suplementos o medicamentos de venta libre.

Importante que mantengas informado al médico debido a lo siguiente:

  • Algunos medicamentos líquidos, como los jarabes para la tos, pueden contener alcohol.
  • Con la edad, el cuerpo procesa los medicamentos de forma distinta, y es posible que sea necesario ajustar los niveles de los medicamentos en el organismo.
  • Incorporar un medicamento nuevo puede modificar el nivel de otro medicamento en el cuerpo y la manera en la que reacciona al alcohol.

Diferentes tipos de antidepresivos.

Existen seis familias de fármacos antidepresivos. Solamente un psiquiatra puede valorar cuál es el adecuado para cada persona.

Antidepresivos tricíclicos:

El de los antidepresivos tricíclicos es uno de los grupos más antiguos de fármacos antidepresivos que existen. Inhiben la recaptación de serotonina, noradrenalina, dopamina, acetilcolina e histamina de manera inespecífica, con lo cual provocan varios efectos secundarios y pueden provocar dependencia. Pese a ser fármacos antiguos dan buen resultado y se siguen usando en la práctica clínica y su efecto terapéutico se deja ver al mes del tratamiento.

Sus principales efectos secundarios son la sequedad de boca, taquicardia, hipotensión postural, somnolencia y descenso de la libido.

Ejemplos: la amitriptilina, la clomipramina, la doxepina, la imipramina, la nortriptilina y la trimipramina.

Antidepresivos heterocíclicos o atípicos:

Los antidepresivos heterocíclicos o atípicos son también un grupo de fármacos de segunda generación, similares en su estructura a los tricíclicos, pero con menos efectos secundarios. Hoy en día se utiliza menos en pos de los ISRS.

Ejemplos: la mirtazapina, la trazodona, la mianserina y la maprotilina. La mirtazapina y la trazodona tienen un mayor efecto sedante, por lo que a veces se prescriben a dosis bajas para ayudar a conciliar el sueño.

Los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS):

Son el tipo de antidepresivo más utilizado hoy en día en la práctica clínica, en parte porque al actuar de manera específica sobre la serotonina no producen tantos efectos secundarios como los antidepresivos tricíclicos. Su efecto estabilizador del ánimo suele producirse a las 2-4 semanas de tratamiento.

Los principales efectos secundarios de los ISRS son náuseas, mareos, ansiedad o somnolencia ligera.

Ejemplos: el citalopram, el escitalopram, la fluoxetina, la fluvoxamina, la paroxetina y la sertralina.

Inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina y noradrenalina (ISRN):

Son fármacos similares a los ISRS, pero que actúan tanto sobre la serotonina como sobre la noradrenalina. Su efecto se ve algo más rápido que en el caso de los ISRS.

Los efectos secundarios son similares, además de alteraciones de la libido, disfunción eréctil, trastornos de la eyaculación o anorgasmia.

Ejemplos: la desvenlafaxina, la duloxetina y la venlafaxina. La reboxetina actúa solo sobre la noradrenalina y puede provocar mareos, hipotensión, sequedad de boca y sudoración profusa.

Inhibidores no selectivos e irreversibles de la monoaminooxidasa (IMAO):

Los IMAO son un grupo de antidepresivos que se utilizan desde hace años. Suelen responder bien a ellos los pacientes que padecen una depresión atípica o que se acompaña de ansiedad intensa y fobias, así como trastornos depresivos resistentes a otros tratamientos.

Sus principales efectos secundarios son mareo, somnolencia, debilidad, sequedad de boca, náuseas y alteraciones sexuales. Uno de los peligros de los IMAO es que pueden desencadenar una crisis hipertensiva si se toman ciertos fármacos o algunos alimentos ricos en tiramina que están prohibidos durante el tratamiento con IMAO. Entre ellos encontramos el queso, las conservas de pescado, el vino, el chocolate, el café o las habas.

Ejemplos: Son antidepresivos IMAO la fenelzina, la nialamida y la tranilcipromina.

Inhibidores selectivos y reversibles de la monoaminooxidasa (RIMA):

Los RIMA son inhibidores selectivos y reversibles de la monoaminooxidasa, con lo cual se producen menos efectos cardiovasculares, pero en ocasiones su efecto es menor que el de los IMAO.


Pueden desencadenar algunos de estos síntomas: insomnio, vértigo, náuseas, cefalea y confusión.

Ejemplos: la moclobemida.

Dr. Daniel K. Hall-Flavin

¿Conoces los efectos de la cocaína?

Cocaína, una droga muy adictiva.

Te invitamos a echar un vistazo y conocer más sobre esta droga.

La cocaína es una de las drogas más adictivas, conocer más sobre esta droga te ayudará a evitar caer en su consumo.

Deja un comentario

Ver más

  • Responsable: Alfonso Muñoz arroyo.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a webempresa que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.

Boletín informativo

Boletines nuevos artículos.

Recibe los nuevos artículos que publiquemos el primero.

Sin publicidad ni molestias.

No te pierdas las publicaciones de Adicciones 0,0

Visita nuestro foroTu privacidad es nuestro lema.

Foro Adicciones 0,0

Si buscas un lugar donde compartir experiencias, y poder realizar preguntas,

no dudes en visitar el foro de Adicciones 0,0.

Tu experiencia tiene valor.

Aviso sobre nuestras Cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios.    Ver
Privacidad