¿Qué es el alcoholismo?🍺🛑

Alcoholismo, enfermedad y adicción.

¿qué es el alcoholismo?

¿Has pensado alguna vez si eres alcohólico? ¿piensas que tienes síntomas, o conoces algún amigo o familiar que creas es alcohólico? Algunos síntomas “menores” como la falta de coordinación, irritabilidad, náuseas por la mañana o pulso tembloroso te pueden ayudar a reconocer el alcoholismo y ponerte en alerta. No es necesario beber mucho, todos los días 10 copas para ser alcohólico.

No pienses que solo los que abusan o ves embriagados son alcohólicos.

El alcohol es una droga legal, que está tan presente cultural y socialmente, como es en bodas, cumpleaños o cualquier evento social, que es difícil responderse a las preguntas. Ver consumir alcohol y embriagarse en eventos sociales nos parece algo de lo más normal. Incluso sin llegar a ser todavía alcohólico, con un consumo de alcohol excesivo se puede tener cierto control. Porque ser alcohólico es la necesidad incontrolable de consumir alcohol.

Es una adicción, algo que puede más que la misma razón, la salud, la familia.

Se puede pensar que el alcohólico puede dejar con quererlo, que serían capaces si se lo propusieran, pero la realidad no es así, no puedes sin ayuda profesional y sin un conocimiento del problema por parte del alcohólico, puedo asegurar que aun viéndote hundido, viendo todos los perjuicios que te ocasiona el alcoholismo, físicos y psicológicos no puedes, el cerebro quiere esa dosis y no te importa nada lo demás, el trabajo, la familia, los amigos, quieres alcohol y punto.

Aunque hay estudios de una predisposición genética en el alcoholismo no es lo que determina que esa persona esté condenada a serlo, existen otros factores de riesgo, que digamos “ayudan a empujar hacia el alcoholismo”

Puedes seguir mi diario desde el principio: Diario.

Síntomas.

Beber para relajarse:

El “lo necesitaba” o “que bien me vendría”, ya sea por motivos de estrés, ansiedad o problemas, es claro síntoma de usar el alcohol para evadir emociones negativas. Y para males el alcohol es un inmunosupresor, por lo que crea un círculo vicioso.

Evadir responsabilidades:

Si van aconteciendo problemas en tu vida, ya sean laborales, familiares o con los amigos, por la bebida y has perdido la responsabilidad, siguiendo bebiendo esperando que los problemas desaparezcan por arte de magia, dándole vueltas a los problemas e intentando que no te afecten consumiendo alcohol, entonces en este punto tienes un problema con la bebida y para ti es prioritario el consumo de alcohol.

Beber en situaciones que te expongan a peligros:

Beber cuando tienes que conducir, ya sea solo o acompañado, o beber mientras conduces, beber tomando medicación, sobre todo si estos medicamentos son antidepresivos benzodiacepinas o que indiquen explícitamente la contradicción de tomar alcohol, beber en el trabajo sin preocuparte que se te note o trabajos con un riesgo considerable para ti o tus compañeros. Esto es un claro síntoma de alcoholismo.

Mentir sobre el consumo o esconder las bebidas alcohólicas:

Esto lo hace tanto el que bebe en exceso como el alcohólico, mentir a los demás para hacerles creer que no tiene problemas con el alcohol y lo más importante mentir auto engallándose para creerse que no bebe tanto.

Suelen beber a escondidas o esconden las bebidas alcohólicas en sitios donde no parezca o no resulte raro que van a menudo, intentando no levantar sospechas, quererse quedar solo con excusas o no poder justificar gastos, dando excusas en muchos casos absurdas.

Fuerte deseo de beber o no poder parar cuando empiezas:

Es evidente que si esto te pasa no controlas la bebida, ya no el deseo de beber, que es claro indicio de un posible alcoholismo, sino no saber parar y acabar bebiendo con ansia. Dándote igual si es día laborable o no. También en este caso se puede observar que se estrecha el repertorio de consumo de alcohol, bebiendo una determinada marca o una única bebida alcohólica.

Incapacidad para reducir el consumo o dejarlo:

Llegado un punto en el que te das cuenta de que el alcohol es un problema o de algún familiar y no se es capaz de reducir el consumo aun intentándolo, sabiendo que ocasiona un impacto negativo en la salud o relaciones, es un claro síntoma de alcoholismo y se debe poner en manos de un especialista, ya se ha superado la línea.

Síndrome de abstinencia o mono:

Cuando se pasa un periodo de tiempo corto sin consumir alcohol se empieza a experimentar síntomas físicos. Los síntomas más visibles son ansiedad, agitación, ataques, sudoración excesiva, temblores, falta de apetito. La abstinencia por un periodo prolongado en casos de alcoholismo puede incurrir en consecuencias fatales para la salud sin una supervisión especializada.

Tolerancia al alcohol:

La capacidad o tolerancia de aguantar cada vez más la ingesta de alcohol, la necesidad de aumentar la ingestión de alcohol para poder emborracharse, es un claro síntoma de alcoholismo. Esto hace que el cuerpo tenga constantemente índices de alcohol, lo que le hace adaptarse.

Abandono de intereses:

Observar que se pierde el interés en hobbies, como hacer deporte o cualquier tarea por la que mostraba interés y empezar a tener solo interés por diversiones únicamente ligadas al consumo de alcohol evidencian un comienzo hacia el alcoholismo.

alcoholismo

Factores de riesgo.

Como factores de riesgo podemos identificar tres grupos, psicológicos, sociales y biológicos.

Factores psicológicos:

Podríamos destacar la depresión, estrés y la ansiedad producidos por los problemas de la vida misma. También influye en gran medida tener una autoestima baja, lo que puede hacer que el individuo se auto castiga abusando del alcohol.

Factores sociales:

Destacaremos una pobre educación, dificultad para ser aceptado en la sociedad o seguir patrones de un comportamiento vinculado al alcohol. Empezar a consumir a temprana edad, hace que se vaya naturalizando el hecho de consumir, se establecen relaciones sociales con individuos que también consumen, lo que en un consumo prolongado en el tiempo va creando tolerancia hacia el alcohol.

Factores biológicos:

En personas con antecedentes familiares de alcoholismo y por razones genéticas o biológicas, son más propensas al alcoholismo. Ello se debe a posibles alteraciones genéticas, además de darse también una circunstancia social, como es la de tener un posible patrón, en caso de ser los padres los que sufran de alcoholismo.

riesgo alcoholismo

Yo en mi opinión y sin atreverme a contradecir estudios o pensar que no puede ocurrir llegar a ser alcohólico por esta circunstancia, pienso que es el menos probable a la hora de conducir al alcoholismo, sin otros factores de riesgo.

Puedes obtener más información en nuestro foro. Si no encuentras el tema deseado siempre puedes abrir uno. Quiero ver el foro.

O en nuestra sección de FAQ. Ir a FAQ

Consecuencias alcoholismo.

Todo abuso tiene sus perjuicios, y con el abuso del alcohol los tiene muy graves. Ya no las consecuencias más visibles como puede suceder en el entorno social del alcohólico, sino en su propia salud, son muchas las complicaciones sobre la salud que surge a razón del alcoholismo.

Entre los grupos de consecuencias más destacadas podríamos decir que son cuatro, Salud, Laboral, Personal y familiares. Aún con todas estas consecuencias el alcohólico no es capaz de valorar su gravedad, pues la adicción al alcohol es superior a la razón.

Consecuencias personales:

  • Mayor riesgo de intentar suicidarse o de realmente hacerlo.
  • Participación en relaciones sexuales riesgosas y sin protección, o ser víctima de abuso sexual o de violación.
  • Accidentes automovilísticos y otros tipos de lesiones accidentales, como ahogarse.
  • Aislamiento.
  • Episodios de violencia.
  • Mayor probabilidad de cometer delitos violentos o de ser víctima de un delito.
  • Problemas con el consumo de otras sustancias.
  • Problemas legales, laborales o económicos.
  • Sentimientos de frustración e impotencia.
  • Sufrimiento.

Consecuencias familiares:

  • Daños y trauma a hijos.
  • Celotipias. Celos incontrolables.
  • Empeoramiento de las relaciones familiares.
  • Maltrato psicológico y, en algunos casos, físico.
  • Problemas en las relaciones familiares.
  • Separaciones y divorcios.

Consecuencias laborables:

  • Absentismo y retrasos sin justificación.
  • Conflictos con los compañeros.
  • Despido, lo que conlleva la falta de ingresos haciendo que pueda entrar en depresión.
  • Lentitud, torpeza y escasa eficacia.
  • Un desempeño deficiente en el trabajo.

Consecuencias para la salud:

  • Alteraciones inmunológicas. Aumento del riesgo de padecer cáncer. El consumo excesivo y prolongado de alcohol se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer muchos tipos de cáncer, como cáncer de boca, garganta, hígado, esófago, colon y mama. Incluso el consumo moderado de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Alcohol y el riesgo de cáncer (Instituto nacional del cáncer).
  • Complicaciones de la diabetes. El alcohol afecta la liberación de glucosa del hígado y puede incrementar el riesgo de tener niveles bajos de azúcar en sangre (hipoglucemia). Esto es peligroso si tienes diabetes y te inyectas insulina para bajar el nivel de azúcar en sangre.
  • Interacciones entre los medicamentos y el alcohol. Algunos medicamentos interactúan con el alcohol, lo que incrementa sus efectos tóxicos. Beber mientras tomas estos medicamentos puede aumentar o disminuir su efectividad o hacerlos peligrosos.
  • Problemas con la actividad sexual y la menstruación. El consumo excesivo de alcohol puede provocar disfunción eréctil, azoospermia en los hombres. En las mujeres, puede interrumpir la menstruación.
  • Sistema inmunitario debilitado. El uso excesivo de alcohol puede dificultar la resistencia del cuerpo a las enfermedades, lo que incrementa el riesgo de sufrir diversas enfermedades, en especial, la neumonía.
  • Alucinosis alcohólica o de Wernicke.
  • Anomalías congénitas. El consumo de alcohol durante el embarazo puede provocar un aborto espontáneo. También puede provocar síndrome alcohólico fetal, por lo que se da a luz a un niño con problemas físicos y de desarrollo que padecerá durante toda su vida.
  • Aumento de los triglicéridos y del colesterol LDL.
  • Cardio-respiratoria: Hipertensión arterial, epistaxis y tendencias hemorrágicas.
  • Cirrosis del hígado, una enfermedad crónica que causa la destrucción de las células y la pérdida de la función del hígado.
  • Complicaciones neurológicas. El consumo excesivo de alcohol puede afectar el sistema nervioso, lo que provoca entumecimiento y dolor en las manos y en los pies, trastornos del pensamiento, demencia y pérdida de la memoria a corto plazo.
  • Daño en los huesos. El alcohol puede afectar la producción de masa ósea. Esta disminución de la masa ósea puede causar un adelgazamiento de los huesos (osteoporosis) y un mayor riesgo de sufrir fracturas. El alcohol también puede dañar la médula ósea, encargada de producir los glóbulos de la sangre. Es posible que esto provoque un recuento de plaquetas bajo, lo que puede ocasionar hematomas y sangrado.
  • Deficiencias nutricionales.
  • Degeneración cerebral y neuropatía alcohólica.
  • Delirium tremens.
  • Diferentes cánceres del tracto gastrointestinal.
  • En hombres, reducción de testosterona, pérdida de pelo facial, así como, aumento del tamaño de las mamas, reducción de los libidos e impotencia.
  • En mujeres, amenorrea, anovulación y menopausia precoz.
  • Endocrina: Déficit suprarrenal, atrofia gonadal masculina con disminución de la lívido e impotencia.
  • Enfermedades del corazón, entre ellas enfermedad coronaria.
  • Enrojecimiento y capilares de la cara dilatados.
  • Envejecimiento prematuro.
  • Epilepsia alcohólica.
  • Gastritis crónica, úlceras de estómago o duodeno.
  • Hematología: Anemias, Leucopenias.
  • Hipertensión.
  • Hipoglucemia, cetoacidosis e hiperuricemia.
  • La depresión es una causa frecuente de alcoholismo, ya que una persona deprimida busca la manera de salir de sus problemas o un alivio a su insomnio.
  • Los problemas de salud mental también son comunes cuando hay alcoholismo, con el riesgo de que un trastorno mental puede conducir o reforzar a otro diferente.
  • Metabólica: Hipoglucemias, hiperuricemia, hipo y avitaminosis.
  • Muscular: Miopatías agudas y crónicas.
  • Neurológicas: Disartria, temblores de manos, párpados y lengua, crisis epilépticas, polineuritis y ataxias.
  • Neuropatías o daños en los nervios.
  • Pancreatitis o inflamación del páncreas.
  • Patología somática del alcoholismo crónico: Náuseas, vómitos viscosos y biliares, gastritis pancreatitis, hepatitis alcohólica.
  • Pérdida/aumento de peso corporal.
  • Problemas del corazón. El consumo excesivo de alcohol puede ocasionar presión arterial alta y aumenta el riesgo de padecer cardiomegalia, insuficiencia cardíaca o ataque cardíaco. Incluso un solo consumo excesivo de alcohol puede causar una arritmia cardíaca seria llamada fibrilación auricular.
  • Problemas digestivos. El consumo elevado de alcohol puede provocar la inflamación de la pared que recubre al estómago (gastritis), así como úlceras estomacales y esofágicas.
  • Problemas en la vista. Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol puede provocar un movimiento ocular involuntario y rápido (nistagmo), así como debilidad y parálisis de los músculos oculares.
  • Respiratoria: Laringitis, neumonías, bronquitis.
  • Retención de líquidos, hinchazón.
  • Síndrome de Wernicke-Korsakoff.
  • Varices sangrantes en el esófago, o venas dilatadas en el tubo que conecta la tráquea y el estómago.
consecuencias alcoholismo